El Horror Cósmico y Lovecraft's Untold Stories

Carlos G. Gurpegui, autor del libro El Soñador de Providence, nos ofrece sus impresiones sobre Lovecraft’s Untold Stories y explica la relación del juego de Blini Games con el legado del genial H.P. Lovecraft. 

Videojuegos basados en la figura de Lovecraft hay decenas, si no centenares a poco que ampliamos el concepto de «basado en», y cada poco tiempo algún creador fija su vista en su mitología. Hay algo la obra del autor de Providence que ejerce un fuerte magnetismo sobre creadores de todo tipo y el videojuego no ha sido inmune a su influencia.

Lovecraft’s Untold Stories atravesó la barrera del sueño para llegar a nuestros ordenadores en enero de 2019 y ahora, por fin, llevará a la locura a las consolas en formato físico . Su nombre no engaña y hablamos aquí de un juego que abraza cuántos más tropos y referencias lovecraftianos posibles. Los rusos de LLC Blini Games han sabido destilar su propio licor a base de referencias, acción, una pizca de roguelike y locura.,

Cuando hablamos de adaptaciones de la obra de Lovecraft siempre es bueno, bajo mi humilde punto de vista, separar entre trabajos que sean lovecraftianos o derivados de los Mitos de Cthulhu. La primera aproximación es más rara de encontrar (y mucho más compleja de crear) pues se fija directamente en el fondo filosófico de la obra original evitando intoxicaciones de autores posteriores como Derleth, que no dudaron en meter mano en la obra original y cambiar una serie de cosas bastante importante. Ahora no entraremos en este tipo obras derivadas porque Lovecraft’s Untold Stories no entra dentro de ellas sino que no duda en abrazar a ciegas, y con una sonrisa, cuantas más referencias, guiños, palabras, criaturas y libros prohibidos posibles con tal de crear una rápida e intensa experiencia de acción bajo un prisma estético y referencial que prácticamente todo el mundo, haya o no leído al autor original, es capaz de reconocer grosso modo.

Lovecraft’s Untold Stories no pretende ser un juego profundo a nivel filosófico o estético sobre la obra del escritor de Providence. Opta por la vía de crear una experiencia jugable limpia y rápida aderezada con una cantidad ingente de guiños y referencias a la obra de Lovecraft. Una especie de compendio de pequeños nombres, referencias y micro-relatos que no desentonan con la estructura jugable del título. Quien se acerque a este roguelike buscando una densa historia sobre el descenso a la locura, la insignificancia del ser humano frente a la vastedad del cosmos y de las entidades que lo pululan a su aire… no va encontrar eso, al menos no de manera directa ni como eje principal de su propuesta.

BadLand_Publishing_Lovecraft's_Untold_Stories_IndieDev

Porque sí, hay dioses primigenios, magia, acólitos y criaturas surgidas de las profundidades del mar. Hay más profundos en uno de los niveles de Lovecraft’s Untold Stories que en todo el pueblo de Innsmouth y se gastan más balas, explosivos y vendas que en alguna que otra batalla de la Segunda Guerra Mundial. Porque estamos, en definitiva, ante un juego de acción frenética que simplemente toma muchos elementos de la literatura lovecraftiana para crear una pátina visual y mecánica que encaje a sus necesidades.

Y como lo cortés no quita lo valiente hay que decir que aunque el juego es un extraño pastiche de todo lo lovecraftiano no resulta sobrecargado ni más gratuito de la cuenta. Es fácil que el jugador acepte a los pocos minutos las reglas de la propuesta y destierre la posibilidad de estar ante un juego más denso o complejo a cambio de disfrutar de su intensidad. Porque LLC Blini Games a pesar de meter en una batidora todas las posibles referencias que uno pueda pensar surgidas de la mente de Lovecraft consiguen hacerlo encajar en un constante flujo de jugabilidad-referencia-jugabilidad que no resulta pesado.

Delante de los ojos atónitos del jugador pasarán todo tipo de criaturas; desde los profundos de Innsmouth a los extraños Gug que habitan en los mundos subterráneos de las Tierras del Sueño pasando por zombies, esqueletos y ghoules. Sin olvidar combates contra semillas estelares o alguno de los propios Primigenios. Que no se diga.

Todo esto a través de personajes que representan algunos de los arquetipos más comunes dentro de la mitología lovecraftiana, que no necesariamente dentro de la propia literatura de Lovecraft. Sin ir más lejos el primer personaje que podremos controlar será un detective y salvo escasas excepciones, como el protagonista de El horror de Red Hook, Lovecraft nunca diseñó un personaje que encajase en el cliché de detective u hombre de acción. El profesor es un arquetipo más común en la literatura del autor de Providence aunque aquí no dude en usar extraños cachivaches para masacrar a decenas de criaturas extrañas. La bruja, la ladrona o el propio ghoul escapan aún más a las referencias directas del autor pero siguen formando parte de esa nebulosa posterior creada alrededor de los llamados Mitos de Cthulhu derivado de autores como Derleth.

BadLand_Publishing_Lovecraft's_Untold_Stories_IndieD

Las localizaciones también beben directamente de esa imaginería común que todos tenemos en relación a la literatura relacionada con el horror cósmico; Una antigua mansión a la que acudimos para hablar con un amigo tras recibir una carta, un extraño hospital donde se realizaban macabros experimentos (¿alguien dijo Aire Frío?), unas profundas minas que casi parecen conectar con las Tierras del Sueño donde cristales y setas de colores raros lo iluminan todo (los Gug y el ciclo onírico de Randolph Carter resuenan con fuerza aquí), un cementerio repleto de tumbas y mausoleos abiertos con esqueletos y ghouls que nos llevan a pensar en la Declaración de Randolph Carter) o el pueblo pesquero de Innsmouth con sus profundos, criaturas híbridas y la presencia de Barnabás Marsh. El estudio ha sabido refinar al mínimo estos escenarios tan comunes y aunque despojados de su esencia más puramente lovecraftiana mantienen la coherencia estética que buena parte de los jugadores tiene del género y el horror cósmico.

Aunque en lo estético y referencial el juego sabe mantenerse dentro de la fina línea de lo más conocido y las apariciones de nombres, personajes (hasta se cita a Edgar Allan Poe, maestro espiritual de Lovecraft) y lugares, es en lo mecánico donde no dudan en dar un pasito hacia cierta profundidad genérica. En el nivel más básico de su jugabilidad; la acción y sistema de gestión propio de un roguelike hay poco que decir en relación a Lovecraft pero sí hay tela que cortar en su cómo el juego gestiona la cordura y los eventos terroríficos que le suceden a nuestro personaje.,

Hablar de los Mitos de Cthulhu o de Lovecraft en el terreno del videojuego es hablar de cordura y de encontrar una forma de jugar con algo tan etéreo como el descenso a la locura de quien observa cosas que no deben ser observadas. Hay ejemplos que han usado a su favor este elemento de forma magistral como el clásico Eternal Darkness o el más moderno Bloodborne cada uno a su manera.

En Lovecraft’s Untold Stories la cordura es un valor interno, y hasta cierto punto desconocido para el jugador que solo percibe su estado a través de algunos comentarios que hacen los personajes y gracias a un resultón sistema visual que va empantanando el retrato de nuestro personaje a medida que descendemos más al pozo de locura que es el juego. Durante las horas de juego los personajes se enfrentarán a diferentes situaciones que pondrán a prueba su cordura. Estos enfrentamientos o mini-eventos donde seleccionaremos opciones como, por ejemplo, elegir leer o no ese extraño libro escrito con sangre y encuadernado en piel humana, pueden reducir la cordura del personaje. Hay objetos, como el chocolate (muy buen detalle y más sabiendo que Lovecraft era una persona muy fan de los dulces) que ayudan a recuperar parte de la cordura. El progresivo descenso hacia la locura puede empujar al personaje a cometer suicidio, lo que nos obligará a reiniciar la aventura en un punto de guardado anterior o por completo.

https://blg-publishing.com/wp-content/uploads/2019/12/2018-12-18_1906_001.png

Por último, y algo muy relacionado con los Mitos, el jugador tendrá que investigar a fondo los niveles generados de manera aleatoria para encontrar información suficiente y enfrentarse a los Primigenios. Esparcidos por los niveles hay diferentes piezas de información que los personajes pueden, y deben, encontrar para enfrentarse a las terribles criaturas del espacio exterior. Si un jugador llega a enfrentarse a uno de los Primigenios del juego; Cthulhu, Dagon, Nyarlathotep, Shub-Niggurath y Azathoth, sin contar con toda la información referida al Primigenio en cuestión perderán constantemente cordura haciendo del combate una tarea casi imposible. De esta manera el juego se mueve, sutilmente sin mojarse demasiado, entre la percepción de la cordura y el conocimiento propio de los relatos de Lovecraft y todo lo derivado de autores como Derleth que permearon en juegos de rol de mesa como La llamada de Cthulhu editado por Chaosium Inc. originalmente. Entre la imposibilidad de comprender qué es lo que nos depara el espacio a  los insignificantes humanos y le usar este conocimiento como una forma de comprender mejor los Mitos y hacerles frente.

Lovecraft’s Untold Stories es un acercamiento interesante a todos estos productos que optan más por engalanarse con las historias de Lovecraft que profundizar en ellas de manera sesuda y filosófica. Un artificio alrededor de las pinceladas más básicas de lo lovecraftiano pasado por decenas de años de pastiches y reinterpretaciones de conceptos demasiado complejos de trasladar al videojuego (o al cine). Enfrentarse a los cambiantes escenarios y gigantescas oleadas de enemigos recompensa al jugador con detalles y chucherías relacionadas con la literatura de Lovecraft que consiguen sacar una sonrisilla al jugador más versado en los relatos del maestro de Providence.

BadLand_Publishing_Lovecraft's_Untold_Stories_IndieDev

Carlos G. Gurpegui estudió Comunicación Audiovisual en la Universidad de Sevilla y posteriormente un Máster en Estudios Narrativos de las Artes Visuales en la URJC. Dedica sus horas de vida en esta extraña realidad al diseño narrativo de videojuegos en el estudio madrileño Brainwash Gang y en pequeños proyectos secundarios. También ha optado por descender a la locura a través de la escritura de extraños tomos como «El soñador de Providence», un ensayo sobre la figura de Lovecraft y su presencia en el mundo de los videojuegos y pequeñas novelas de terror como «La venta del Lucero» con la editorial Readuck.

Posted in Official BadLand Blog, Unsorted and tagged , , , , , , , , , , .